Lo que se aprende jugando, no se puede enseñar de otra manera.

Nuestra propuesta pedagógica se inspira en la filosofía Reggio Emilia y se basa en el aprendizaje a través del juego. Trabajamos por proyectos con el fin de acercar a los niños a nuestra realidad sociocultural; cada proyecto se compone de varios talleres creativos que potencian los talentos naturales de los peques. Estos talleres favorecen la autonomía y la adquisición de hábitos saludables; las relaciones con los demás, la comunicación y el respeto; las artes plásticas, la música, el canto, la danza y el teatro; la lógica, la escritura y la lectura. Y despiertan la curiosidad, la creatividad y un amor a largo plazo por el aprendizaje a través del juego creativo.

Estas son las 10 CLAVES de nuestra metodología de trabajo:

  1. Alimentamos su curiosidad: A partir de un interés inicial del niño, le llevamos a profundizar y a interesarse por muchos más temas.
  2. Introducimos el asombro, la sorpresa y los detonantes en cada uno de nuestros talleres: Empezamos cada clase con un estímulo: una caja misteriosa encima de la mesa, construimos instalaciones que invitan a la exploración, una simple canción, o la proyección de una imagen impactante… Pasamos de lo predecible a lo inesperado.
  3. El juego favorece la creatividad y la autonomía del alumno: los niños utilizan el juego para hacer amigos, superar sus miedos, resolver sus problemas, también se valen de él para practicar y adquirir sus destrezas físicas e intelectuales.
  4. Propuesta pedagógica equilibrada: Misma importancia a las artes y a las humanidades que a las ciencias. Ninguna disciplina es más relevante que otra, y todas son necesarias para construir seres completos.
  5. Fomentamos la resolución de problemas trabajando en equipo, pero también de forma autónoma.
  6. Conocer y valorar nuestra propia cultura y respetar todas las demás: El uso de juegos interculturales y tradicionales nos ayuda a conocer otras formas de vida diferentes a las nuestras.
  7. ¡Despacio, por favor! Regresamos a un ritmo de enseñanza más sosegado, donde impera la calidad por encima de la cantidad. Cada alumno tiene un ritmo de aprendizaje y éste no se puede forzar. No todos aprendemos lo mismo al mismo tiempo y, desafortunadamente, no se entiende socialmente que algunos aprendan de otra manera o más despacio… por ese motivo zonificamos nuestros talleres para adaptarnos a los diferentes ritmos e intereses de los niños. Esta distribución también nos permite un mayor control y personalización de la enseñanza.
  8. Intervenimos, pero no interferimos: Si cada vez que intentas hacer algo, llega un adulto y lo hace por ti… ¿cómo aprenderías a afrontar la frustración? Nosotros fomentamos la persistencia de los niños dejando que hagan las cosas por sí mismos; es bueno que se equivoquen y no tenemos ninguna prisa por corregirlos. La labor principal de nuestros docentes es la de facilitar el aprendizaje, ofrecer seguridad y apoyo durante el juego.
  9. Enseñamos hábitos de autonomía sin forzar los ritmos de la infancia: higiene y autocuidado personal, ponerse y quitarse distintas prendas, preparar el snack, hábitos referentes a la relación con los demás, etc.
  10. No somos una prolongación de la escuela: la creatividad no se desenvuelve a base de fichas. Los padres apuntamos a nuestros niños/as a actividades extraescolares que los adultos consideramos primordiales para prepararles para el éxito y, lamentablemente, los mantenemos demasiado ocupados para jugar. Olvidamos que, a través del juego, los niños identifican sus intereses, habilidades y talentos mientras desarrollan la empatía y la cooperación.

Es importante que sepas lo que ocurre de puertas hacia adentro:

Traballei con Purrusquiños nalgunhas ocasións, e a verdade que, como profesional do ocio allea actualmente á ludoteca, fascíname como realmente plantean todo o proxecto educativo dende dentro, dende o que non ven as familias mais aló ca os propios cativos.

Ambas Nereas amosan moitísimo cariño, mimos, xogos, cancións e bo rollo todo o tempo cas crianzas, non só de cara á galería (como me pasou fai moitos anos nalgúns centros, que soamente parecían querer aos meniños cando estaban seus pais presentes), senón todo o tempo.

Corroboro que realmente son unhas persoas moi apaixonadas do proxecto e da educación respectuosa, que practicamente se desviven 24/7 para o mesmo:

Si, as merendas son saudables e feitas polos propios peques.
Si, os tempos son tranquilos, se algunha actividade non da tempo a facela, non hai estrés, o importante é o disfrute dos peques e o seu benestar.
Si, son sumamente "tikismikis" co tema de empregar materiais respectuosos co medio ambiente, non provintes do plástico e que pasan rigorosos controis de calidade.
E si, as actividades, son deseñadas intentando superar en creatividade ás anteriores co fin de sorprender aos peques.

E de non ter estado aí en primeira persoa de veras que non o tería crido! 😂

Dou fe de que os nenos están ben atendidos, e non me refiro a un nivel so fisiolóxico, que tamén, senón sobre todo en termos de socioafectividade.

É unha mágoa que a lexislación sexa tan dura co sistema das ludotecas oficiais, porque realmente considero que fan falta moitos máis centros en Vigo deste estilo (que habelos hailos tamén, ollo!)

PD: Ninguén me paga por isto, xuráo! 😂
Simplemente, cando un equipo funciona ben, é aberto a colaboracións con outras entidades, e é tan familiar, amable e cálido con todo o mundo, creo que paga a pena dedicarlles uns minutiños para recoñecerlles a súa labor por escrita.

Grande familia Purrusquiños! E espero que moita máis xente se vos anime a coñecervos en persoa coma fixen eu no seu día! 😊

Lana SocioCultural ... Educadora e Animadora Sociocultural